Cuentos de X, Y, y Z (5)

INFIDELIDADES DE PLÁSTICO

Ocurre durante un brevísimo instante. Y y Z, la una enfrente del otro, se miran en el centro de los ojos, las pupilas como dardos, volcados de sí mismos. Es sólo un fulgor, un escalofrío húmedo que los une en un abrazo almendrado; un relámpago que, durante ese minúsculo intervalo casi fuera del tiempo, les atraviesa el iris hasta llegar a los zapatos, por lo que, si hubiera que compararlo con algo, se asemejaría vagamente a un orgasmo.

Pero el silencio dura lo que se estremecen sus retinas. Un desbarajuste de milésimas que interrumpe los cubiertos con los que se pone fin a la cena. Porque los ojos de Y y de Z se desvían de nuevo hacia abajo, otra vez al plato, la salsa, el interminable pescado y la estruendosa voz de X, marido de Y, íntimo de Z, que sigue con su inalterable cháchara sobre la fábrica de plásticos.

Anuncios

~ por pablobullejos en agosto 12, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: